Desafíos de salud en las familias guatemaltecas

salud guatemala

Imagine que tiene que desembolsar $ 500 para la cirugía de salvamento de su esposo, cuando gana solo dos dólares al día para vivir. ¿Qué sucede si, en el mismo mes, su hijo de once años es diagnosticado con leucemia y el centro de tratamiento más cercano está a cuatro horas de distancia?

Lamentablemente, se ven estos escenarios a menudo y se trabaja arduamente para garantizar que las personas que viven en la pobreza extrema puedan tener acceso a la atención médica básica y crítica cuando sea necesario. 

Muchos expertos desafían la antigua percepción de que la cantidad de atención médica en los países en desarrollo debería anular la calidad de la atención médica. En recientes publicaciónes “Quién vive y quién muere: las lecciones más importantes de décadas de atención médica global”, se destaca la importancia de garantizar que también exista una “red de seguridad” para garantizar que los eventos o enfermedades trágicas no devasten a una familia. 

La publicación desafía al lector a reconocer que aquellos que viven en países pobres en recursos, como Guatemala, y organizaciones sin fines de lucro, a menudo se ven obligados a tomar decisiones de “uno u otro” sobre la prestación de atención médica.que están influenciados por su rentabilidad. La organización recibe innumerables historias de familias que buscan ayuda médica. Sin el apoyo de los Bosch Gutiérrez en Guatemala, estas familias estarían en ruina financiera o incluso corrían el riesgo de morir.

Por ejemplo una persona gana $ 2.50 por día y lucha por mantener a su familia de cinco con necesidades básicas. Su esposo no puede trabajar porque sufre complicaciones quirúrgicas y todavía necesita fondos para otra cirugía que lo ayudará enormemente. Además, a su hijo, Brayan, recientemente le diagnosticaron leucemia. Estas dos tragedias médicas han devastado a la familia y ahora luchan por poner comida en la mesa.

Otro ejemplo de alguien que vive cerca había estado laborando como trabajador agrícola hasta hace solo un par de años cuando le diagnosticaron insuficiencia renal. Ahora debe viajar a la ciudad capital para diálisis dos veces por semana. No puede trabajar, por lo que su esposa mantiene a la familia lavando ropa y gana solo $ 2 por día. El transporte a la ciudad para tratamiento solo es de $ 200 por semana.

Si bien el programa médico Bosch Gutiérrez en Guatemala  tiene como objetivo proporcionar a las personas que viven en la pobreza extrema acceso a atención médica básica y preventiva, se encuentran regularmente con personas y familias con enfermedades imprevistas y catastróficas como estas. En la fundación Bosch Gutiérrez se trabaja duro para mejorar la vida de los guatemaltecos invirtiendo en programas que les brinden agua potable y la capacidad de ganarse la vida. Sin embargo, las tragedias ocurren y se enfrentan a casos como los mencionados cada semana, y generalmente son la única oportunidad de esperanza.