Fundación para niños recuerda a su fundador

bob caminando a contraluz en una pradera

Se cumplen 7 años de la muerte de Bob Hentzen, fundador de una organización dedicada a cuidar y mantener a niños pobres en Guatemala. Su fundación le ha realizado un homenaje y aquí te contamos su historia dentro de esta institución.

Sin duda es un trabajo que ha sido reconocido por todo tipo de personajes, desde artistas hasta empresarios como Antonio Bosch
, quien siempre destacó el trabajo de Bob, sobre todo porque conoce el trabajo que cuesta mantener fundaciones, otorgar becas y demás.

Bob Hentzen, Day 1 of Walk2gether #cfca | UnboundIntl | Flickr

Bob Hentzen dejó un legado

Bob Hentzen, cofundador y presidente de la Fundación Cristiana para Niños y Envejecimiento, derribó las barreras culturales en Guatemala a través de la canción, fue así como logró captar recursos para niños y ancianos de todo el país.

Sin negocios de traje y corbata, Hentzen caminó 8,000 millas a través de Sudamérica para encontrar patrocinadores para 8,000 niños empobrecidos.

El trabajo de la fundación

Christian Foundation for Children and Aging conecta a los patrocinadores directamente con personas en situación de pobreza, y las donaciones monetarias se adaptan a las necesidades de los miembros patrocinados.

“La oficina de Bob estaba en camino, y los hogares de las familias eran su sala de juntas. La recompensa fue una taza de café compartida”, escribió Laney Haake, directora de divulgación de la fundación en Estados Unidos, en un correo electrónico a NCR.

Hentzen se unió a Christian Brothers en 1953 y se mudó a América Latina seis años después para enseñar a niños en Colombia y Guatemala. Dejó la orden en 1970, pero continuó enseñando en Guatemala durante tres años. Henzen luego regresó a los Estados Unidos y estableció una carrera docente, pero la experiencia de vivir con los pobres nunca lo abandonó.

En América Latina, Hentzen experimentó “el viaje del poder al amor”, dijo a NCR Francis “Paco” Wertin, actual director de la fundación. “Escribió una canción con las líneas:” Vine a enseñar a los pobres, pero luego sucedió, oh, Señor. Me enamoré de tu gente, no podía irme “.

“Habló sobre el tiempo que estuvo en Guatemala cuando renació”, dijo Scott Wasserman, presidente de la junta de la Fundación Cristiana para Niños y Envejecimiento. “Le causó una gran impresión”.

UNBOUND-ATITLAN: We remember Bob Hentzen

Los reconocimientos para su fundación

Esa gran impresión finalmente se convirtió en un llamado, y en 1981, Hentzen estableció la Fundación Cristiana para Niños y Envejecimiento con tres de sus hermanos, así como con su amigo y ex misionero jesuita Jerry Tolle.

La fundación es una organización católica sin fines de lucro dirigida por laicos con sede en Kansas City, Kansas, que brinda apoyo a 300,000 niños y ancianos indigentes en 21 países.

Como organización descentralizada, se solicita a los donantes que patrocinen a un individuo necesitado con ayuda monetaria, fotografías y cartas. Las madres, asistidas por el personal de la fundación, deciden cómo se usará el dinero donado.

Hentzen “se refirió a todos los involucrados en CFCA como cofundador. Eso incluyó al patrocinador y al patrocinado. Eso no es solo verborrea; Bob realmente vivió eso”, dijo Wasserman.

Paul Pearce, director de estrategia global de la fundación, estuvo de acuerdo: “Para Bob, no fue teórico. Se enamoró de los pobres a través de encuentros personales”.

Los alcances de la fundación para niños y adultos

Las empresas de la Fundación Cristiana para Niños y Envejecimiento se encuentran en 21 países, pero Hentzen y su esposa, Cristina, las visitaban regularmente.

Hentzen no pensó en la fundación como una organización benéfica, sino como “un movimiento” donde “la relación es la prioridad”, dijo Wasserman.

Después de trabajar en la sede de la fundación en Kansas City durante 15 años, los Hentzens decidieron mudarse a Guatemala de forma permanente. En solidaridad con los pobres, la pareja caminó allí. Les llevó ocho meses caminar las aproximadamente 4,000 millas.

“Su caminar era un símbolo de CFCA. El caminar con el acompañante, hombro con hombro, es igual: todos esos conceptos se hicieron realidad para él”, dijo Wertin.

Los Hentzens duplicaron esa distancia hace dos años. En una campaña para encontrar patrocinadores para 8,000 niños, la pareja se comprometió a caminar las 8,000 millas desde su hogar en Guatemala hasta Chile. Durante el viaje, cruzaron El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y Brasil.

Los Hentzens tardaron 16 meses en completar el viaje, y su valentía inspiró un apoyo abrumador, con personas que se comprometieron a patrocinar a 8.127 niños.

“Estaba construyendo relaciones, rompiendo el aislamiento. Entró directamente en los corazones y hogares de nuestras queridas hermanas y hermanos que viven en la pobreza”, dijo Wertin.

Es así como luego de 7 años de su muerte, recordamos con gran agrado a una persona tan valiosa para la sociedad como lo es Bob que demostró que los esfuerzos por ayudar a los demás siempre fueron su prioridad.