Café de Guatemala, la tierra que heredó la semilla

historia del cafe de guatemala

Cuando vamos a alguna cafetería estilo Starbucks o aquellas que nos ofrecen café de primera calidad, tres regiones siempre salen a resaltar. El café de Veracruz, México, el grano colombiano y el que se ha puesto de moda en los últimos años… café de Guatemala, región cafetalera por excelencia que no esperaba volverse tan importante en este ámbito.

Pero ¿por qué decimos que el café de Guatemala no esperaba ser el nivel que ahora tiene en el mundo? Porque durante siglos el café en esta región de América no tuvo la importancia que otros países supieron sacarle provecho durante el boom del café, sobre todo en territorios conquistados por los españoles.

Y en este punto, podemos regresar varios siglos atrás para conocer el origen del café en Guatemala, dónde se sabe, las primeras plantaciones no existieron para su comercialización, si no que, durante la conquista española en toda la región de Latinoamérica, los primeros en sembrar la semilla traída de medio oriente fueron los evangelizadores del nuevo mundo que lo sembraban para usos de decoración en los alrededores de sus misiones por el color rojo de la semilla, es por ello que la siembre del café en Guatemala no fue muy popular en sus inicios.

¿Porqué el café de Guatemala es tan bueno como otras regiones del mundo?

Antes de continuar, es importante recalcar porque Guatemala es una región tan famosa y tan buena para la siembra de café. Es bien conocido que los territorios que atraviesan la conocida “línea de Ecuador” también se les conoce como “la línea dorada del café” ya que son territorios con calor y buenas temperaturas casi todo el año, en el caso del café en el país, su crecimiento se apoya de los minerales de sus suelos, su alta humedad y constantes lluvias constantes durante todo el año y la altura de sus cafetales, más del 90%, ubicados por encima de los 1.300 metros sobre el nivel del mar.

historia del cafe de guatemala

El grano del café más plantado en la pequeña región de Guatemala es el grano arábico, famoso en el mundo por ser el más usado de todas sus variantes. Los diferentes microclimas de la región le dan diferente sabor, cuerpo y acidez a cada variante de la siembra de café.

Por ejemplo, el plantado en zonas bajas (de 760 a 1070 metros sobre el nivel del mar) su crecimiento se acelera, haciendo que este grano no tenga mucha acidez y cuerpo siendo un café suave o agradable, conocido en el extranjero como Prime y Extra Prima.

Pero, si subimos un poco más y llegamos a las zonas intermedias (1070 a 1200 metros) el café de Guatemala va tomando mayor cuerpo y sabor conocido como duro o semiduro. En las zonas altas (1300 metros o más del nivel del mar) se cultiva el grano “estrictamente duro” o SHB (Streactly Hard Bean) por sus siglas en inglés, que es uno de los más cotizados y caros a nivel mundial por su acidez, cuerpo consistente, fuerte aroma y un sabor muy bien definido.

Primeros años del café en este país

Retomando la historia del café en Guatemala, es interesante las teorías que se tienen alrededor de su propagación por el país y su descubrimiento de los diferentes tipos de plantación. Se cree que los mismos jesuitas o tal vez turistas que llegaban hasta las misiones tomaban las semillas y las comenzaron a esparcir por todo el país, siendo su supuesto inicio las afueras de la ciudad de Antigua para llegar a diferentes regiones.

A pesar de que la planta y el grano se encontraban en todas las regiones del país, su mayor uso no era como bebida como lo había sido en el resto del mundo, si no que era más usada para propósitos medicinales, por lo que su potencial fue, por mucho tiempo, altamente desperdiciado.

No fue hasta la independencia del país y el control de los gobiernos liberales (1898-1931) que se le expropiaron cafetaleras y territorios controlados por religiosos que el gobierno impulso el cultivo del café como un medio para fortalecer la economía del país, siendo declarado el café de Guatemala en 1915 como “el mejor café del mundo” consiguiendo la atención que los cafetaleros del país buscaban para que este grano se volviera, al día de hoy, como uno de los pilares de la economía de la nación, siendo el producto más exportado a Europa y Japón.

El interés de Starbucks por el café de Guatemala

No es raro que grandes empresas mundiales pusieran el ojo en cierto punto de la historia en tan rico elemento del país como lo fue Starbucks. De origen estadounidense, en 2016 la empresa había anunciado la especialidad “Guatemala Antigua”, un Espresso Choice hecho 100% con granos de café de Guatemala que se diferencia por sus sabores sutiles a especias y un toque de cacao, originario de las faldas de los volcanes de Agua, Acatenango y Fuego, disponible en varios países de Latinoamérica como México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Panamá, Brasil, Puerto Rico, Bahamas, Aruba y Curacao. Aún sigue disponible a la venta.

cafe de guatemala

No es sorpresa saber que muchos cafetaleros están aliados con el gigante del café, el cual no sólo apoya económicamente a las comunidades con la compra/venta de los granos, también apoya a proyectos de salud, educación e infraestructura.

Starbucks no sólo ofrece “Guatemala Antigua” en su extenso menú de granos, también pueden ser encontradas tres opciones más en algunas de sus cafeterías que son Guatemala Finca El Faro, Guatemala Antigua y Guatemala Casi Cielo.

La importancia del café de Guatemala no sólo para la economía del país, si no para la degustación de cientos de aficionados del café es más que notoria y es por ello que Guatemala esta clasificada como uno de los países con el mejor café del mundo.